Me pareció ver un lindo conejo

04 Jun 2018
“Que tenga un día de suerte”.

Una antigua tradición inglesa permitió que muchas personas recibieran un regalo: café gratis. Según se cree desde hace siglos, si el primer día del mes lo primero que uno dice es “rabbit, rabbit” (o conejo, conejo), la buena suerte acompañará al crédulo hasta el último día del mes. Con el objetivo de recuperar las viejas tradiciones en estos tiempos líquidos, una directora de arte inglesa llamada Susan Schneider tuvo la ideota: se asoció con una cafetería para regalar veinticinco cafés todos los días primero de mes a los clientes que se acerquen a la barra y digan “rabbit, rabbit”. Ella cree que el café está vinculado con antiguas tradiciones: hasta el 1800, era la infusión más consumida en Inglaterra y las cafeterías eran conocidas como “universidades del penique” porque, por una moneda, uno podía estudiar todas las asignaturas de la vida.

Encontrá más notas similares en
Historia del café

Café para narcisistas

08 Ene 2018

Lo último en redes sociales es el selfieccino: un cappuccino con tu rostro impreso en leche, chocolate, canela y café. La cafetería londinense The Tea Terrace, con local en Oxford Street, se convirtió en el primer lugar de Europa en ofrecer el selfieccino, que presenta una imagen con los rostros de los clientes en la cobertura espumosa de sus bebidas. Los parroquianos envían sus fotos a través de una aplicación de mensajería online al barista y se les da la opción de un capuchino o chocolate caliente como lienzo. La imagen se carga en una máquina mientras se coloca la bebida. Luego se reproduce en la espuma con un colorante comestible sin sabor. El proceso tarda unos cuatro minutos antes de que la imagen se copie en la espuma, lista para ser fotografiada y enviada a todo el mundo a través de las redes sociales antes de beberla, y cuesta alrededor de 5,75 libras (unos 150 pesos).

Encontrá más notas similares en
Ideotas

Café común o súper

28 Nov 2017
Arthur Kay, el fundador de Bio-Bean.

¿Nafta? ¿Para qué? En Londres, una línea de buses ahora funciona con… café. Sí, nuestra bebida favorita da para todo: por primera vez en la historia, un servicio público de transporte usa un biocombustible derivado del café. En realidad, es una mezcla del aceite extraído de los granos de café con gasoil. En Londres circulan 9.500 colectivos y se producen 200.000 toneladas de residuos de café por año. De ahí se extraen los aceites. El sistema todavía está a prueba pero es auspicioso: Bio-Bean, la empresa tecnológica creadora de la ideota, dice que ya pudo producir combustible para alimentar un colectivo durante un año.

Tags
Encontrá más notas similares en
Ideotas

Lo último: café para comer

17 Jul 2017
Coffee Flour: la harina de café que ya se usa en Inglaterra.

¿Deberíamos empezar a comer café? Cada año, 3 mil millones de kilos de la fruta del cafeto se tiran a la basura. Por eso, el emprendedor inglés Dan Belliveau creó Coffee Flour, que no es más que harina de café obtenida de las pulpas que se desechan. En coquetas cafeterías de Londres ya se sirven muffins preparados con esta harina que surge de hacer un polvo finísimo de los residuos de la fruta. Según su promotor, la harina de café conserva cinco veces más fibra, una traza de cafeína y más antioxidantes por gramo que frutas como la granada (que está muy de moda entre los cultores del comer bien). La ideota también ofrece beneficios para los caficultores, que venden lo que antes tiraban o usaban apenas como abono para sus cultivos.

Tags
Encontrá más notas similares en
Ideotas

Otra vez, el café es el nuevo vino

10 Jul 2017
Lo último: servir el café en decantadores de vino.

El café es el nuevo vino: éste es un veredicto que se escucha desde hace diez años. Pero cada vez hay más argumentos, como la tendencia a servir la infusión en… un decantador de vino. La tendencia empezó a insinuarse en los brunch de Londres, con el objetivo de hacer más duradera la bebida (junto a esto se afirma la costumbre de tomar el café cada vez menos caliente). En la cafetería londinense Origin explican: “Preparar el café es un ritual que ofrece un tiempo para reposar, enfocarse y saborear un filtrado fresco a su propia velocidad”. Por su forma, el decantador evita que se evaporen los aromas y los sabores del café. Y esto se suma a la colección de copas cafeteras que lanzó Nespresso hace unos meses, que comparan la experiencia de tomar vino y tomar café.

Tags
Encontrá más notas similares en
Brunch

Starbucks contra el cafetero

20 Mar 2017

En esta lucha de David contra Goliath… gana Goliath. La multinacional Starbucks obliga a un cafetero callejero a cambiar el nombre de su puesto: se llamaba Star Box Coffee. El refugiado iraní Nasser Kamali ya no podrá vender café con su marca en las callecitas de Londres porque Starbucks entendió que, en la cacofonía similar, se violaba su marca registrada. Según explicó el cafetero (que así se sumaría a las víctimas de los grandes nombres, como el carnicero que tuvo que rebautizar a su local antes conocido como Ricky San-Karny o el dueño de la rotisería Kun), la estrella roja de su café se debe a que es marxista y no tiene ninguna relación con Starbucks ni con ninguna sirenita.

Encontrá más notas similares en
Business Class

Levante caliente como el café

30 Ene 2017

En un cruce insólito entre café y redes sociales, el bar Espresso Yourself usa la tecnología 3D para unir en romance a personas desconocidas. Inaugurada en Londres, imprime el rostro del cliente sobre la espuma del café y, en el vaso, consigna algunos datos básicos, como el sexo, la edad, la altura y los hobbies. También, un link al perfil de la persona en un sitio de citas. La idea es estimular el vínculo entre los parroquianos de las cafeterías: si no se animan a hablarse cara a cara, el toque digital combina la experiencia virtual con el ritual analógico y convierte el café en bebida erótica.

Tags
Encontrá más notas similares en
Ideotas

Dios salve a la cabina

05 Sep 2016

Kape Barako

La falta de espacio no es excusa: en Inglaterra, las antiguas cabinas telefónicas se convierten en cafeterías. Como un acto de resistencia frente a la invasión de los celulares, las cabinas rojas diseñadas por Giles Gilbert Scott en la década del 20 ahora se transforman para funcionar como pequeñas librerías, cafeterías o estaciones de wi-fi. En Hampstead, al norte de Londres, abrió Kape Barako, una cafetería minúscula regenteada por el paquistaní Umar Khalid junto con su esposa Alona. Con una máquina express empotrada en la cabina, sirven cafés, tés, chocolates, pastelería y hasta bebidas frías, a un precio menor que los bares de la zona, y encontraron entre aquellos que pasean perros a sus más fieles clientes.

Tags
Encontrá más notas similares en
Ronda de cafeterías

El café como combustible

13 Ago 2015

Londres subte, taza

En Londres van a generar energía con café. Y todo empieza en el subte: las estaciones de Euston, King’s Cross, Liverpool Street, Paddington, Victoria y Waterloo unieron sus fuerzas en un ambicioso proyecto: recogerán restos de café para transformarlos en “gránulos de biofuel” que puedan usarse, por ejemplo, para calentar hogares, oficinas y fábricas. La idea fue de Network Rail, el gestor de infraestructuras del Reino Unido, que firmó un convenio para recolectar 50.000 toneladas de residuos de café al año. Cada tonelada de posos de café puede generar hasta 5.700 kW/h. Y a la vez, con este sistema se podrían emitir 5.000 toneladas menos de dióxido de carbono.

Tags
Encontrá más notas similares en
Ideotas

¡Shakespeare está vivo!

23 Abr 2014

En Londres, una fabulosa muestra reúne los 25 objetos más representativos del mayor dramaturgo de todos los tiempos, a 450 años de su nacimiento. Y confirma su vigencia como ícono pop.

Shakespeare, zapatos

Coffee BreakLos zapatitos rojos en punta compiten con la tiara adornada con flores y perlas por la atención del visitante. Cada cual ostenta su abolengo: si unos fueron calzados por el célebre actor Henry Irving en su demencial interpretación de Ricardo III (“¿Hay un asesino aquí? No. ¡Sí, soy yo!”), la otra adornó la cabellera rubio-ceniza de la híper sensible Vivien Leigh la tarde de 1937 en que subió al escenario para actuar en Sueño de una noche de verano, la comedia sensual escrita en la época en que el cinturón de castidad era menos una amenaza que una posibilidad. Y por allá, un póster de Hamlet en su re-re-re-re-re-re-estreno de 1894 o la calavera que alguna vez sostuvo la mítica actriz Sarah Bernhardt al travestirse para interpretar al príncipe danés y concluir: “Ser o no ser. Ésa es la cuestión”. Los objetos son los protagonistas de la muestra Shakespeare: Greatest Living Playwright, en la que el museo londinense Victoria & Albert celebra el legado del “mayor dramaturgo vivo” y, en el tributo al genio que nació hace exactamente 450 años, confirma que la obra acaso sea lo único que puede convertir a un hombre en inmortal.  (más…)

Tags
Encontrá más notas similares en
Coffee Break