Una réplica del Kopi Luwak, pero sin… excrementos

04 Ago 2015

Afineur

Los fanáticos del café saben que el grano más raro del mundo es el Kopi Luwak, obtenido de la materia fecal de un animalito. Ahora, dos investigadoras crearon un café fermentado con un sabor similar al de aquel, pero sin heces de por medio. Las expertas Camille Delebecque y Sophie Deterre se propusieron desarrollar la marca Afineur, que imita el proceso de fermentación de los granos que se desarrolla en el aparato digestivo de las civetas del sudeste asiático. Preocupadas por los derechos animales, tuvieron la idea después de una visita a una granja productora del Kopi Luwak, donde comprobaron que las civetas se crían en pequeñas jaulas sin espacio y donde lo único que hacen es comer y evacuar. Un desastre. Las primeras partidas del café Afineur cuestan unos 100 dólares por medio kilo: es caro, pero mucho más barato que el Kopi Luwak, que llega a cotizar 2.000 dólares por la misma cantidad.

Tags
Encontrá más notas similares en
Cafés del mundo

La crueldad del café más caro del mundo

25 Mar 2014

Indonesians Farm Civet Cats To Produce World's Most Valuable Coffee

Es el café más caro (y más asqueroso) del mundo: el Kopi Luwak, todo un mito cafetero internacional, aquel que se prepara a partir de la materia fecal de unos animalitos… ahora está en el centro de la tormenta. “Animales enjaulados, mal alimentados y con comportamientos erráticos son algunas de las prácticas enraizadas en la industria del café de civeta, recolectado de las heces de este felino, y considerado el café más caro del mundo”, denunció esta semana la agencia española de noticias EFE, que se hizo eco de las quejas de PETA, la ONG defensora de los animales: “Es una industria casi sin regulación. Hay poblados en Indonesia en los cuales toda la población está involucrada en la producción del café de civeta y cada familia suele tener de 10 a 20 animales enjaulados”. En cautiverio, la civeta asiática (que en libertad se alimenta de manera esporádica de bayas de café), consume durante un mes los granos de cafeto que comerían en todo el año, mientras son hacinadas en pequeños recintos y privadas de la compañía de sus congéneres. El animalito defeca los granos después de haber pasado por su proceso gástrico-intestinal, lo cual le aporta las características que lo hacen único, y una vez tostados pueden superar los 500 dólares por kilo. PETA denuncia: “Además del cautiverio, los animales sufren graves falencias nutricionales y pierden parte de su pelaje”. ¿Cómo seguirá la historia?

Encontrá más notas similares en
Varietales