El café que toma Barba Azul

10 Feb 2016

Bluebeard 1

En apenas unos trazos, la silueta reconocible del hombre que fue el terror de las fábulas infantiles: Bluebeard Coffee rinde tributo a Barba Azul y al café de origen. Desde Tacoma, una ciudad portuaria ubicada a 50 kilómetros de Seattle (la cuna del café yanqui), Bluebeard es una cafetería que envasa sus granos y pretende hacerse un lugarcito en el mercado del café premium que explota en los Estados Unidos. El estudio de diseño gráfico Partly Sunny diseñó una colección de envases donde unas pocas líneas sugieren el perfil del personaje, dibujadas en blanco sobre negro. Y el paquete oscuro se completa con la etiqueta colorida que anuncia los orígenes del café, México, Java, Colombia, Panamá y Etiopía. Desde la costa norte del Pacífico, una zona súper cafeinizada, Bluebeard asegura que desea respetar dos tradiciones que valoran mucho los cafeteros: estilo y simplicidad.

Bluebeard 2

Bluebeard 3

Bluebeard 4

Encontrá más notas similares en
Cafés del mundo

La contracultura se expresa en colores fuertes

19 Nov 2014

Counter Culture 1

Es una de las marcas de café gourmet más prestigiosas de los Estados Unidos y ahora estrena imagen: Counter Culture se propone conquistar las góndolas con un estallido de colores. Los nuevos envases fueron diseñados por creativos de la tostadora, que se alinean en una tendencia mundial: ofrecer una carta de variedades bien fáciles de identificar, con tonos estridentes y nombres de fantasía (Hologram, Big Trouble o Slow Motion). Los paquetes incluyen un adhesivo redondo con la fecha de tostado del grano. Y fueron realizados con Biotre, un material biodegradable: el 60% de cada bolsa proviene de desperdicios reciclados.

Counter Culture 2

Counter Culture 3

Encontrá más notas similares en
Cafés del mundo

Para los yanquis, cápsulas XXL

05 Mar 2014

Nespresso Vertuo copia

Coherentes en su esfuerzo por llegar a ser bigger, faster, stronger, los yanquis tendrán cápsulas de café en talle XXL. La marca suiza Nespresso lanza un nuevo modelo de sus cápsulas de café exclusivo para Estados Unidos y Canadá más grande que el comercializado hasta ahora para cubrir las exigencias de los clientes que quieren un café americano. Junto a las nuevas cápsulas, Nestlé también lanzó un nuevo modelo de cafeteras: la línea Vertuo permitirá a los bebedores llenar sus tazas a tope y crecer en el mercado norteamericano de café que consume unos 4.900 millones de cápsulas. Y allí Nespresso compite contra Green Mountain Coffee Roasters, que controla más de tres cuartas partes del mercado.

Encontrá más notas similares en
Business Class

Botella azul y millonaria

06 Feb 2014

Blue Bottle Brooklyn

Es una de las mejores cafeterías de los Estados Unidos (yo saqué la foto que ven ahí abajo, en su local de Chelsea, en Nueva York) y acaba de conseguir 25 millones de dólares para crecer. La extraordinaria Blue Bottle Coffee recibió la cifra de Morgan Stanley Investment Management y de otros inversionistas con negocios en Internet para “expandir operaciones de ventas, mejorar los programas de capacitación y desarrollar su departamento de control de calidad”. La cafetería Blue Bottle se inauguró en el 2002 en San Francisco, con la idea de expandir entre los yanquis el gusto por el tostado fresco y, en una década, abrió otros cuatro locales en su ciudad natal y cuatro en Nueva York. El año pasado la elegí como la mejor cafetería de Manhattan, una isla con muchísimas cafeterías excelentes. ¿Le habré dado un empujoncito en su búsqueda de inversores? No creo: ya a fines del 2012, Blue Bottle había conseguido 20 millones de dólares como inversión de parte del creador de Instagram, el cofundador de Twitter y el astro del skate Tony Hawk, entre otras luminarias.

Blue Bottle

Encontrá más notas similares en
Business Class

Tres cafés que nunca probaste

29 Ene 2014

Intelligentsia Inmaculada 1

Intelligentsia Inmaculada 2

La búsqueda del exotismo marca el norte del fanático cafetero en estos tiempos. Y entre los fanáticos, pocos más que los yanquis de Intelligentsia Coffee, una de las marcas más audaces, que acaba de lanzar “ediciones limitadas” de tres cafés raros, como si fueran perfumes o vinos. También como sucede en esta época, la incógnita se planteó el fin de semana en Instagram y se develó en las tiendas: son tres variedades de Café Inmaculada, cultivado en el valle colombiano de Cauca. En un suelo virgen, los caficultores plantaron especies raras a media sombra, que dieron variedades exóticas como Maragesha, que deriva de la gesha, un berretín de los baristas. Además se ofrecen Sudan Rume, el primer cultivo comercial de una planta sudanesa, y Laurina, un bourbon que viene de las costas de Madagascar. En coquetísimas cajitas metálicas que se venden a 50 dólares, las tres variedades exóticas llegan ahora a los hipsters preocupados por el café orgánico pero, más aún, por llevarse algo nuevo y raro a la taza.

Encontrá más notas similares en
Varietales

El mejor café, un ritual infrecuente

30 Dic 2013

House Roots 1

Es una de las mejores cafeterías del mundo y se toma tan en serio su trabajo que sólo abre un día por semana. Se llama House Roots y queda en Valencia, California, unos 50 kilómetros al norte de Los Angeles. Todos los sábados, entre las 8 y las 16 hs., una pequeña legión de baristas expertos prepara espressos en una cafetera La Marzoco G3 y convoca a multitudes de bebedores fanáticos que se congregan para celebrar la liturgia de la infusión (en fechas especiales, también abre los viernes a la tarde y los domingos… ¡durante una hora y media!). A tono con la tendencia del momento, también se prepara café con métodos manuales, como el sifón, la Chemex o la Aeropress. Y devela el fenómeno cafetero en su punto de hervor: en este 2013, la infusión se convirtió en la bebida favorita de los hipsters, siempre en búsqueda del placer para una inmensa minoría.

House Roots 2

House Roots 3

Encontrá más notas similares en
Ronda de cafeterías

El Dr. Encanto es el nuevo gurú del café

20 May 2013
Dempsey
Patrick Dempsey. “La cafeína es buena para el cerebro y es una droga legal”.

Conocido por las románticas audiencias del planeta como “Dr. Encanto”, Patrick Dempsey es el nuevo gurú del café. El protagonista de la serie médico-romántica Grey’s Anatomy ya había interpretado al creador de las manguitas de cartón que nos protegen de quemarnos con un vaso de café caliente. Pero ahora es el dueño (¡en el mundo real!) de Tully’s, una cafetería gourmet que se propone la gesta ímproba: competir con Starbucks. En declaraciones a la revista Bon Appétit, Dempsey confesó que toma cinco tazas por día, que en su casa tiene una prensa francesa, una máquina express y una Nespresso, y que se propone una misión como defensor de la cafeína: “Es buena para el cerebro y es una droga legal. Lo próximo sería ponerse a vender marihuana”.

Encontrá más notas similares en
General

El arte de preparar una taza a la vez

08 Abr 2013

james-freeman-blue-bottle

Siempre dedicado a los fríos negocios, el diario The Wall Street Journal hoy pone el foco en la pasión artesanal. “El arte de preparar una taza de café a la vez“, se titula una entrevista a James Freeman, el dueño y fundador de Blue Bottle. Para muchos, la mejor cafetería de los Estados Unidos.El primer recuerdo que tiene James Freeman del café se remonta a cuando tenía 4 o 5 años, en su natal California. Sus padres le dejaron abrir una lata de MJB Coffee. El silbido del aire escapando de la lata sellada y la rica fragancia de los granos enteros aún permanecen en su memoria”. Esa fue la primera epifanía. Hoy, Blue Bottle encabeza la movida del café gourmet. “Cuatro décadas después, Freeman, de 46 años, es el fundador y tostador en jefe de Blue Bottle Coffee. Con sede en Oakland, Blue Bottle tiene cafés en San Francisco y en el Rockefeller Center en Nueva York, y pronto abrirá ocho locales más. Su mayor particularidad son quizás las largas filas que forman los clientes a la espera de sus tazas de café preparadas una por una“, escribió el Wall Street Journal. “Sus encuentros con el café durante la infancia influyeron la filosofía cafetera de Freeman. En un libro reciente que coescribió, The Blue Bottle Craft of Coffee (algo como El arte del café Blue Bottle), recuerda el ruido de la cafetera que sus padres programaban cada noche, dejando que el agua y el café molido permanecieran en la máquina hasta la mañana siguiente. ‘A medida que fui creciendo’, escribe (con total seriedad), ‘me di cuenta de que era el sonido del café muriendo‘”.

Encontrá más notas similares en
Ronda de cafeterías

Una monedita para empezar el día

14 Nov 2012

automat

“Un verdadero restaurante de dibujos animados”: así define la cantante Patti Smith, en su genial autobiografía artística Éramos unos niños, ese invento de la anticuada modernidad norteamericana que nunca trascendió las fronteras de los Estados Unidos: el Automat. Escenario de las comedias dulces de Doris Day y de los cuentos agrios de John Cheever, era el comedero de las familias numerosas con recursos módicos. “La rutina consistía en agarrar un lugar y una bandeja e ir hasta la pared del fondo, donde había una serie de ventanillas”, recuerda Smith: “Insertabas unas cuantas monedas en una ranura, abrías la trampilla de vidrio y sacabas un sándwich o un pastel de manzana”. La sabrosa muestra Lunch Hour, que se está exhibiendo en la Biblioteca Pública de Nueva York, exhuma el Automat para instrucción de las nuevas generaciones y le rinde tributo como el gran difusor del café entre los gringos.

En una época de bebidas aguadas y deslucidas, el café que servía el Automat era legendario: H&H, la empresa concesionaria de las máquinas, tostaba sus propios granos y mezclaba un blend especial de seis variedades con un toque de achicoria. Cada Automat, a lo largo y a lo ancho de los Estados Unidos, preparaba café fresco todos los días y nunca se guardaba por más de una hora. Durante décadas, la taza costó apenas 5 centavos, una bagatela que los clientes atesoraban como un tesoro cotidiano. Pero la monedita no alcanzaba para cubrir los costos. A principios de la década del ‘50, los Automat perdieron 2 millones de dólares (entonces y ahora, ¡una fortuna!) sólo por vender el café barato y, aunque intentaron achicar la diferencia rebajando la infusión y agregándole leche a la crema, las cuentas no cerraban. El café del Automat se consideraba casi un derecho consagrado por la Constitución. Hasta que llegó el día funesto: el 29 de noviembre de 1950, el precio se duplicó y el café empezó a venderse por… 10 centavos. Aunque el valor seguía siendo razonable, las ventas cayeron de 70 a 45 millones de tazas por año. La revolución del café fue el principio del fin para los Automat: aun necesitados de una taza caliente para empezar el día, los clientes abandonaron sus mesas porque sintieron el aumento como una bofetada a sus famélicos bolsillos.

Publicado en Clarín

Encontrá más notas similares en
Café del día