Más dulce cuando estamos amargos

09 Ene 2017

stress

El café nos sabe menos amargo cuando más estresados estamos. Un estudio demuestra que nuestro estado de ánimo modifica la percepción de los sabores: científicos de la Universidad de Granada y de la Universidad Católica Argentina descubrieron que las respuestas afectivas y el valor de recompensa de alimentos como el café, el chocolate, la cerveza o el jugo de pomelo sufren variaciones en función de si nos sentimos estresados o tenemos preocupaciones. Así, entre aquellos que consumen el café amargo (como todo fanático de la infusión que se precie de serlo) el estrés reduce la aversión al sabor amargo y hace que la bebida parezca más dulce de lo que en realidad es.

Encontrá más notas similares en
Salud