Moleskine: cuadernos y café

26 Ago 2016

Moleskine Café

La combinación de café y cuaderno es imbatible: en mi caso, nunca voy a uno sin el otro (sí, todavía soy de los que escriben a mano). Por eso me suena lógico que Moleskine, la marca de cuadernos más famosa del mundo, haya abierto su propio café. Redefiniendo la idea de café literario, el bar Moleskine abrió hace unas semanas en Corso Garibaldi, en el barrio de Brera, Milán. Es un cruce entre café, galería de arte, tienda y biblioteca destinado, como dice Arrigo Berni, el capo de Moleskine, a la “clase creativa”, o sea la gente que todavía escribe en cuadernos. El espacio es limpio, como las libretas. Amplias ventanas unen exterior e interior y los mozos anotan con lápiz y papel. Ahora Moleskine se propone abrir otras sucursales en distintas capitales del mundo para animar a la cruza entre café y cuadernos, repletos de ideas, dibujos o garabatos.

Encontrá más notas similares en
Ronda de cafeterías