Business Class: franquicias cafeteras

18 May 2009

Establecimiento Gral. de Café

Restaurantes vacíos y cafés llenos: ésta es la hipótesis ante la crisis financiera internacional que ensaya el Establecimiento General de Café (un improvisado estudio de mercado confirmaría que conseguir mesa en horario pico no tiene precio). Por eso, lanza un sistema de franquicias que se propone cerrar el año con cuatro locales nuevos y “hacer pie en el interior del país” (¿cuánto habrá acelerado este plan la llegada de poderosa multinacional cafetera?). Martín Mellicovsky, socio del Establecimiento, dijo:

“Este es un buen momento para las franquicias porque es el único sistema que muestra crecimiento fuerte en épocas de crisis y es la inversión más segura frente al resto de las opciones”.

Entre nos, el Establecimiento me parece uno de los mejores reductos cafeteriles de Buenos Aires y los granos de café bañados en chocolate (¡blanco!) no tienen comparación. Mientras la noticia llega a la adelgazada sección Economía de los diarios, la información completa se reseña acá.

Encontrá más notas similares en
Business Class

Hoy en "Brunch": el desafío de la espuma

17 May 2009

Brunch logo 1

Hoy empezó Brunch, el desayuno-almuerzo de Metro 95.1. De 11 a 13 horas, el show matutino & dominguero ofrece información precalentada para esa hora bisagra que se dedica a lecturas reposadas de los diarios, la preparación del asado o la fila en la fábrica de pastas. Puesto a resolver grandes dilemas de la vida urbana contemporánea (¿huevos revueltos sí o no? ¿por qué nos atrae tanto el olor de las papas fritas?), Brunch develó la prueba del expreso perfecto: el desafío de la espuma.

La regla N° 1 para identificar al expreso perfecto se mide con la espuma: para comprobar que el café se haya preparado con la presión justa, el ázucar debe sobrevivir por lo menos 3 segundos sobre la tapita de la crema. ¿Prueba superada? El desafío de la espuma es tan decisivo que algunas marcas prometen que el ázucar dura hasta 10 segundos s0bre la crema. Para comprobarlo, el sitio Airtight Interactive comparó los cafés de Nespresso con los de Starbucks. La prueba, realizada con el rigor científico de la autopsia a un marciano en Edición Chiche, ofrece resultados de alto impacto: sube sube la espumita. Imágenes, ya.

 

Nespresso vs. Starbucks

Encontrá más notas similares en
Brunch

Trailer del fin de semana: George Clooney para Nespresso

15 May 2009

Hubo una vez en que Bill Murray estuvo perdido en Tokio como un actor eternizado en repetir el slogan de una bebida premium. Sintomático de un fenómeno, el sketch no fue un invento de Sofia Coppola al punto de que existe un género: japander se les dice a los avisos que las celebridades de Hollywood graban en el Japón o en países de Europa, a cambio de una millonada: en EE.UU. no se consiguen. Acá, como trailer del fin del semana, el último aviso de la marca supertop Nespresso con su actor fetiche George Clooney, dirigido por otro grosso: Guy Ritchie. Como se puede ser “embajador” en cualquier tierra menos en la propia, el comercial no se vio en EE.UU.: en Milán, George le pone crema al levante ocasional. ¿Qué más?

Tags ,
Encontrá más notas similares en
General

Volturno: la chica Almodóvar

14 May 2009
Como Gilette, una marca que se volvió genérica
Como Gilette. Una marca que se volvió genérica

Publicado ayer en Clarín

Menaje gourmet heredado de la tía Delia o fetiche kitsch, reescrito en clave retro: si Rossy de Palma, la española que hacía de Marisa en Mujeres al borde de un ataque de nervios, se colgaba dos cafeteras de las orejas, la Volturno es casi una estrella en el showbiz cafeteril. Nacida en Italia (bueno, por algo comparte nombre con un río que desemboca en el mar Tirreno) y convertida en genérico por súper popular, la “marca oficial” vendió un millón de unidades, sólo en la Argentina. Pero no por familiar es facilona: tiene sus secretos. ¿Cómo optimizar la preparación? El café tiene que estar tostado de medio a oscuro, y molido medio (pedir en el despacho que el grano esté a 2,5). Calcular que se usan 6 ó 7 gramos por taza y que el filtro debe estar lleno hasta el ras. Ese fue el primer paso. Después, se pone el agua en ese cono invertido que funciona como base: el sommelier exigirá el uso de agua mineral pero sólo aquella con bajo contenido de sodio (chequear las etiquetas de las marcas populares). Acá hay rosca: es importantísimo que gire a tope porque si no está bien ajustada habrá pérdida por la junta. ¿Listo? Al fuego medio-medio. Una explicación cientificista dirá que la dilatación hará pasar el agua a través del café y lo empujará, ya preparado, a la mitad superior (tarda entre 1 y 2 minutos). ¿El resultado? Un café sin espuma, pero muy aromático.

Tags ,
Encontrá más notas similares en
Cafeteras

Primer round: arábica vs. robusta

13 May 2009

Publicado hoy en Clarín

“Mmm… ácido”, se dirá. “Amaderado”. “¿Astringente?”. La taza y aun el vaso de cartón se acercan a la boca (jamás, vidrio o metal: queman los labios) y el paladar entrenado intuye: tabaco, vainilla, malta… arveja. ¿Todo eso en un café? Así me hice sommelier, cuando me desayuné con la epifanía de convertir el momento trivial, por cotidiano (todos tenemos una cafetera en casa), en episodio gourmet. Ahora, que lo valioso es “la experiencia” y la ingesta de un ceviche puede transportarte al Camino del Inca, ¿qué debe saber un amateur, pero con inquietudes, para lucirse como experto en la infusión? Primeros palotes de una serie de columnas que se anuncia lunga (como le dicen en Italia a nuestro “café en jarrito”): si el mundo puede dividirse en PC o Mac, Menotti o Bilardo y Alondra o Búho (sea uno de tomar a la mañana o a la noche, se entiende), el mundo del café también tiene dos bandos: arábica o robusta. Boca-River del cafeto, gana arábica por goleada, con dos terceras partes de la existencia mundial: por acá, se cultiva en Colombia y es la variedad de las marcas dignas. El episodio gourmet consistirá en identificarla: la arábica es más aromática, casi perfumada, dulce. Un toque… achocolatada. Que el sommelier vocacional cierre los ojos y perciba un sabor ligeramente ácido, y que mire (ahora, sí: abra los ojos): la crema es de un color avellana tirando al rojizo. Un modelo de ficha de cata preguntará por la persistencia en la boca, el cuerpo o el equilibro, entre ácido o amargo. No desesperar: requiere experiencia demostrable y, si una mitología del café asocia la infusión a un ritmo acompasado caribeño, la estampita bucólica del colombiano Juan Valdez se materializa con la arábica (consumir con moderación). En cambio, la robusta latinomericana es, obvio, más fuerte. Se cultiva mucho en el Brasil (país que acapara el 30 por ciento de la producción mundial de café) y es amarga y astringente. En el boliche de la esquina me ofrecen “robusta” y, ahí nomás, me sitúo con el gesto agrio del enorme Anton Ego, el intransigente crítico gastronómico de Ratatouille: “¡Argh!”. Que el sommelier vocacional haga la prueba: la lengua se le pondrá tirante por el tanino, un ácido natural que coagula la saliva, tanto como si tomara… vino tinto. Entonces, que alce su taza, y diga: “¡Salud!”.

Encontrá más notas similares en
Varietales

Las tazas rotas

12 May 2009
En una campaña que los genios del marketing llamarán “crossover” (¡!), la marca italiana Illy (wikidato: Francesco ídem fue el inventor de la cafetera automática) se asocia con el español Almodóvar para su última película, Los abrazos rotos. Taza y platito, en edición limitada, multiplican la cara de la star Penélope Cruz impresa en loza. O que lo digan, con sus propias palabras, los agentes de prensa de Illy (*):

“Almodóvar ha firmado para la ocasión una taza de café espresso para la Illy Art Collection  que reproduce el rostro de Penélope Cruz, protagonista de la película, en matices warholianas, en una sucesión de fotogramas que envuelve su superficie”.

Tomá mate. Ah, no. El fetichista de la loza admitirá que las tazas son imprescindibles en cualquier colección que se precie pero cotizan en euros: 50 billetes cada una (http://www.illyehop.com). Para el otoño europeo saldrán a la venta otros modelos para completar una colección de seis tacitas. Y servirán café (Illy, claro) en las proyecciones de Los abrazos rotos que, hay que decirlo, no viene recibiendo muy buenas críticas…

Lee mis labios. El logo de la película y la cara de Penélope, impresos en la taza.
Lee mis labios. El logo de la película y la cara de Penélope, impresos en la taza.

(*) Llamado a la solidaridad periodística: evitar la cita vana a Andy Warhol ante cualquier elemento que reproduzca, al menos, una figura geométrica y dos de los colores primarios.

Tags , ,
Encontrá más notas similares en
General

¿El café mata?

10 May 2009

Leyenda en supertazón (el de cereales, no el de fútbol americano) que fue souvenir corporativo del canal Sony Entertainment Television:

“Una taza como ésta de café equivale a la ingesta aproximada de 20 cafés pequeños, lo cual es igual a 10 gramos de cafeína, lo cual es igual a intoxicación. Se ha determinado que el consumo excesivo de café es nocivo para la salud, es decir, MATA”.

¿Dengue? ¿Gripe porcina? ¿Intoxicación por cafeína? Un aporte más a la psicosis general.

Tags ,
Encontrá más notas similares en
General

Corte de manga

10 May 2009

Ahí donde el vaso de cartón haya reemplazado al pocillo, se hará caliente una vacilación del bebedor indeciso: “¿Y si me quemo?”. En tiempos en que lo portátil se vuelve valor de época y el café es take-away, la “manga” (o “sleeve”, en el inglés original) se volvió filón: creada por Starbucks a mediados de los ’90 para evitar otro eventual episodio de la industria del juicio, alumbró una mitología propia. Que su inventor se volvió millonario (Patrick Dempsey hace de él en la comedia tontolona Quiero robarme a la novia) y que su customización se convirtió en culto pop, con manguitas tuneadas para Navidad o el día de Acción de Gracias. ¿Un quemo?

Jo, jo, jo. Una manguita navideña
Jo, jo, jo. Una manguita navideña
Tags
Encontrá más notas similares en
General