Corte de manga

10 May 2009

Ahí donde el vaso de cartón haya reemplazado al pocillo, se hará caliente una vacilación del bebedor indeciso: “¿Y si me quemo?”. En tiempos en que lo portátil se vuelve valor de época y el café es take-away, la “manga” (o “sleeve”, en el inglés original) se volvió filón: creada por Starbucks a mediados de los ’90 para evitar otro eventual episodio de la industria del juicio, alumbró una mitología propia. Que su inventor se volvió millonario (Patrick Dempsey hace de él en la comedia tontolona Quiero robarme a la novia) y que su customización se convirtió en culto pop, con manguitas tuneadas para Navidad o el día de Acción de Gracias. ¿Un quemo?

Jo, jo, jo. Una manguita navideña
Jo, jo, jo. Una manguita navideña
Tags
Encontrá más notas similares en
General

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *