Cuando el café va a la guerra

02 Sep 2016

Marines

Si la guerra es el infierno, el café puede ser la salvación. Éste es el diagnóstico de un amplio informe que publicó NPR, la radio pública de los Estados Unidos. Desde la Guerra de Secesión, cuando los soldados del norte improvisaron latas de café instantáneo en los mangos de sus fusiles, hasta los marines en Afganistán, que tienen el café como uno de sus rituales comunitarios, una taza caliente aporta consuelo y una sensación de hogar entre los que están en el frente de batalla. Y en Vietnam, el café fue muy importante en la geopolítica de la posguerra, tanto que el país asiático se convirtió en el segundo productor mundial en menos de cuatro décadas. Algunas de estas historias se cuentan en el libro Café, de Etiopía a Starbucks, la historia secreta de la bebida más amada y más odiada del mundo.

Encontrá más notas similares en
El libro del Café