Australia, el paraíso del café

08 Jul 2013

Toda la semana, seguí el especial sobre el café en #Australia en @sommelierdecafe, en facebook.com/sommelierdecafe y en Instagram: sommelierdecafe. ¡Salud!

Bondi Beach.jpg-large

image“Molido australiano”, se dice. Es una cuestión de orgullo nacional: “Abrazamos el grano negro más calurosamente que la mayoría de los países del mundo”, se explican. En Australia, el espresso es amo y señor como en Italia y, si el primer envío de café llegó hasta esta isla inmensa en 1788, no fue hasta 1950 que los aussies pudieron jactarse del gusto de sus tazas. Después de la Segunda Guerra Mundial, Australia recibió una legión de inmigrantes italianos, pero también franceses, turcos y griegos, todos con venerables tradiciones cafeteras. A diferencia de los Estados Unidos, donde los italianos llegaron a principios del siglo XX, antes de la creación de la máquina express, y tuvieron que conformarse con la muy yanqui máquina de filtro, a Sydney y a Melbourne vinieron con sus bombas y pistones. Apreciar el calor de una taza digna los hacía sentirse más cerca de Europa. Desde entonces, estalló el boom cafetero: un australiano promedio consume 3 kilos de café por año (¡el triple que un argentino!) y, con un clima siempre amigable que invita a pasar el tiempo en terrazas y veredas, las cafeterías se convirtieron en el centro de la actividad social. La industria del café factura casi 5 mil millones de dólares por año. Y ahí donde Melbourne haya recibido a los inmigrantes hace más de sesenta años más rápido que cualquier otra ciudad, hoy es la capital del oro negro en la región Asia/Pacífico, una Meca cafetera entre el mar y el desierto.

Tags
Encontrá más notas similares en
Crónicas de viaje