El café según Salgado

13 Nov 2015

Salgado 1

El enorme fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado ahora apunta su cámara hacia el café. Su último libro se llama Scent of a Dream: Travels in the World of Coffee y es un extraordinario viaje en blanco y negro a través de las fincas donde se cultiva un negocio que mueve 100 mil millones de dólares por año. En esta travesía por varias naciones productoras (Colombia, Guatemala, Etiopía, India, Brasil, Costa Rica y hasta China), juega mucho de su historia personal: sus padres tenían una finca cafetera y, antes de ser uno de los fotógrafos sociales más importantes del mundo, cursó estudios de Economía en la Organización Internacional del Café, en Londres. Según escribió en el prólogo de su libro, “la fotografía puede ser más fuerte que el café”.

Salgado 2

Salgado 3

Encontrá más notas similares en
Coffee Break

El viaje cafetero de Wolverine

10 Nov 2015

Hugh Jackman, Dukale

Es uno de los superhéroes del café: ahora, Hugh Jackman también es el vocero de los cafetaleros. El actor australiano es dueño de una marca de café y estrenó el documental El sueño de Dukale, que refleja su propio viaje a Etiopía para crear su compañía de comercio justo. El objetivo de la película es inspirar al mundo para tener en cuenta el origen de los productos que se consumen y las consecuencias de las elecciones que se toman, que afectan no sólo al medio ambiente sino también a personas reales: en este caso, se trata de los productores de café y sus familias. El bueno de Hugh emprendió esta aventura para trabajar con un granjero etíope llamado Dukale como parte de una iniciativa de la Fundación World Vision y, a su regreso a los Estados Unidos, habló ante las Naciones Unidas en nombre de los productores de café sobre lo que significa el comercio justo y la diferencia que marca en la lucha contra la pobreza.

Encontrá más notas similares en
Coffee Break

En una merienda muy, muy lejana…

04 Nov 2015

Coffee Mate, Star Wars

De acá al 18 de diciembre todo será expectativa y furor: ese día se estrenará El despertar de la Fuerza, la séptima película de la saga Star Wars. Y para aliviar la espera, Darth Vader, C3PO, R2D2 y Chewbacca se suman a la pasión cafetera. En México y otros países latinoamericanos, la crema que se vende como complemento para el café instantáneo toma la forma de los personajes más populares: la marca Coffee-Mate, de la multinacional suiza Nestlé, copa las meriendas con su fórmula de “cremas para preparar café” (así le dicen) en envases customizados. Entre las variedades están Spiced Latte, Hazelnut, con el sabor de la nuez de avellana cremosa, Italian Sweet Crème (“indulgente sabor para su café”, prometen) y Espresso Chocolate, para experimentar el Lado Oscuro. Con estos cafés, ¡que la Fuerza te acompañe!

Tags
Encontrá más notas similares en
Coffee Break

Conan O’Brien se burla de los fanáticos del café

26 Nov 2014

Conan O Brien

“Mmmmmm sabe a madera”: los fanáticos del café ya somos sujetos de burla. El capocómico yanqui Conan O’Brien parodió la nueva ola cafetera, con su obsesión por el tostado y su adoración por la máquina express. En un video que grabó en la tienda Intelligentsia de Los Angeles, el colorado revoloteó alrededor de una tostadora (“¿alguna vez cayó una persona y fue mezclada con los granos accidentalmente?”) y finalmente se enfrentó al cupping, el ritual en el que se prueban los cafés de distintas tazas (“cups”, claro). Junto a un fanático del café, O’Brien encontró la respuesta justa: “El café, como la mayoría de las cosas de la vida, se disfruta más con las persona que te importan”. Mirá el video acá.

Encontrá más notas similares en
Coffee Break

El nuevo hombre

04 Ago 2014

Adiós al metrosexual, hola spornosexual. Qué hay detrás de las barbas y el culto al Pocho Lavezzi.

Khal Drogo

Coffee BreakEl metrosexual ha muerto. Fue una agonía rápida, pero sin tormentos físicos ni grandes malestares. Tenía veinte años, apenas. Será velado en una ceremonia íntima, con total discreción y conservará para la posteridad su estampa de cadáver exquisito: el cuerpo fibroso, el pecho depilado, el rostro lampiño, el jopo engominado y la piel tratada con el sinfín de cosméticos. Lo llorarán David Beckham y Cristiano Ronaldo. Lo sucederá un nuevo tipo de machote alfa que hace de sus músculos un orgullo de género: tal vez inspirado por el Hulk brasileño o por el forzudo Khal Drogo de Game of Thrones (testosterona desbordante, bíceps de hierro, pelo en pecho, gesto fruncido y mandíbula cuadrada), alguien que valora la rusticidad sin afeites.  (más…)

Encontrá más notas similares en
Coffee Break

El sexo bajo examen

22 Jul 2014

Hay que rendir en la cancha, en el trabajo y ahora también en la cama. Productividad versus placer.

The Sleeper

Coffee BreakExigido en la oficina y en la cama, el hombre moderno se esfuerza: busca el récord. Eternizado en la angustia del estudiante, o fanatizado con los realities de eliminación, aspira a pasar a la próxima ronda y al 10 como única nota posible de un jurado presidido por el más cruel de los evaluadores: él mismo. Una manía de la eficiencia le repetirá que debe exprimir la ecuación de la experiencia (¿cuántos polvos harían “rentable” el turno en un telo?) o comprimir la hora para amar y, a la vez, acabar el informe que debe entregar a su jefe. En épocas productivistas, se imponen los placeres que “rindan”: cuando el dinero o el tiempo son más escasos, un nuevo protocolo de la vida sexual exige fugacidad y precisión donde debería haber placer y entrega.  (más…)

Tags
Encontrá más notas similares en
Coffee Break

Mi vida como un patadura

01 Jul 2014

El sommelier de café confiesa sus sufrimientos de niño poco hábil. Por suerte, hubo redención.

Patadura

Coffee BreakPan-queso. Pan-queso. Pan-queso. Uno para acá, otro para allá. Yo, sentado. En cada clase de educación física, una certeza: “Otra vez quedo para el final”. Ultimísimo entre los últimos, era el patadura al que ningún equipo quería, ni para el arco o la defensa, las posiciones menos codiciadas. Cada martes o jueves en el Parque Sarmiento, un anhelo secreto (“¡que llueva!”) y un ritual que, aun repetido o previsible, era angustioso en su invariable derrotero: vivía mi propia eliminatoria para un Mundial escolar en la que quedaba, inevitablemente, afuera de los elegidos. Siempre.

En la rígida organización del colegio católico, las chicas jugaban al vóley y los varones, al fútbol. No había alternativas, como creo que sucede ahora en escuelas más progresistas: ni disciplinas aeróbicas que fomenten las virtudes atléticas (siempre se me dio bien correr) ni el cambio de deporte, que para curas y profesores era una intolerable forma de travestismo. Jugar bien al fútbol (o, simplemente, jugar) era una clase de expertise de lo masculino que parecía heredarse de manera atávica y sin la cual el no dotado vivía en falta capital: era un eunuco social en los tiempos de las primeras socializaciones, los años en que los cumpleaños se festejaban en una canchita y el virtuosismo de un 10 se valoraba en tanto correspondiera a la camiseta de un goleador y no a la nota en un examen de Historia.  (más…)

Tags
Encontrá más notas similares en
Coffee Break

David Lynch y el arte de tomar café

27 Jun 2014

David Lynch, cuadro

“No fue hasta que posé mi mirada hipercafeinada en el agente especial Dale Cooper de Twin Peaks que todo cambió para mí, y empecé a replantearme el concepto que tenía del acto de beber café por completo”: ésta es la confesión de la periodista Hellen Hollyman en el sitio Noisey de la revista Vice, la biblia de los hipters. Fanatizada por la serie que cambió la televisión para siempre y por su creador, pudo hablar con David Lynch sobre uno de sus temas favoritos: el café. ¿Cuánto tomó el primero? “No recuerdo la primera vez, exactamente, pero creo recordar que me empezó a gustar el café a una edad muy temprana”, dice David y después confiesa que pudo haber sido a los tres años. “Los catadores de vino tienen como un millón de términos distintos, pero al final se trata de lo que realmente te gusta. Por lo tanto, si cuando lo bebes salen palabras de tu boca y un ‘gran sabor’ son las palabras que crees que encajan, y cuando lo hayas terminado sigues pensando que sabía bien, la terminología a utilizar sería ‘gran café’”.

Encontrá más notas similares en
Coffee Break

Vino para inspirar

21 Jun 2014

Hemingway, vino

Coffee Break“Escribe borracho, corrige sobrio”: la frase, que una mitología de lo etílico le atribuye falsamente a Hemingway, tanto como que escribía siempre parado o que mató a un elefante con las manos, se repite en los talleres de escritura como conjura contra el bloqueo y estímulo a la inspiración (yo prefiero aquella más esotérica de Stephen King: “Un trabajo es procurar que el muso sepa dónde encontrarte a diario desde las 9 a las 12, o desde las 7 a las 3; si lo sabe, te aseguro que tarde o temprano se presentará con el puro en la boca y la magia en el saco”). Si es cierto que de los once escritores estadounidenses premiados con el Nobel de Literatura cinco eran alcohólicos conocidos (además de Hemingway, también Sinclair Lewis, Eugene O’Neill, William Faulkner y John Steinbeck) del dato podrá inferirse que, más que un pacto con el diablo, el talento emana de un culto al dios Baco.  (más…)

Encontrá más notas similares en
Coffee Break

El juego de la silla

15 Jun 2014

En su cuarta temporada, la saga “Game of Thrones” redobló su descarnada visión sobre la política y el sexo como motores del mundo y fuentes de poder.

Game of Thrones 4

Coffee Break“Una escena de sexo. Muere un personaje principal. Otra escena de sexo. Muere un personaje secundario. Sexo. Más sexo”. Con la síntesis de la red social, el crítico que anida en cada tuitero catódico durante un gran acontecimiento televisivo resume la esencia de Game of Thrones: si en su complejísima trama la serie de HBO multiplica el árbol genealógico hasta la confusión absoluta, con su variedad de casas, linajes, reyes, herederos y bastardos, en su abecé no es más que una metáfora hiperbólica sobre la política y sus formas de ejecución. El póster de su cuarta temporada incluye un lema que dice “all men must die” (“todos los hombres deben morir”) y en la frase se plantean varias incógnitas: ¿es una reflexión metafísica sobre lo perentorio de la vida? ¿Es la visión del rey sobre el destino de sus súbditos, en tanto todo monarca se refiera a sus soldados como “mis hombres”? ¿O es la consagración de la mujer como última dueña sobreviviente del poder, ahí donde exista una heroína admirada por una Presidenta que se reconozca fascinada por la fuerza femenina capaz de domar a un ejército de dragones? Pero en Game of Thrones no hay certezas ni mandatos eternos: en su visión descarnada del juego de la silla, aquellos que al final de la ronda no tienen dónde sentarse reciben la pena máxima: mueren todos.  (más…)

Tags
Encontrá más notas similares en
Coffee Break