Cafeteras premium: diseño al cubo

10 Jul 2009
Todos los caminos conducen a Itaca. La nueva cafetera para oficinas de Illy.
Antes... Todos los caminos conducen a Itaca.

Dispuesta a convertir sus máquinas en los iPod de las cafeteras (por altísima tecnología y arrogancia de diseño), la empresa Illy lanzó su modelo Itaca, un cubo emparentado con Le Cube, la máquina de Nespresso. Funciona con el sistema de cápsulas 100% arábicas marca Illy, es semiautomática (la erogación de agua empieza cuando uno coloca el cartucho y se detiene en forma manual) y, por su alta performance, desmiente el mito sobre el jugo de paraguas que se toma en todos los trabajos: fue creada para oficinas.

... Después. La máquina, abierta para recibir la cápsula y con el vaso listo.
... Después. La máquina, abierta para recibir la cápsula y con el vaso listo.
Tags ,
Encontrá más notas similares en
Cafeteras

Llevá tu espresso adonde quieras

01 Jul 2009

A mano. Café, en formato pocket.

La descubrí el año pasado en París, durante un trip cafetero. Es la Handpresso, un gadget afrancesado que propone: “Llevá tu espresso adonde quieras”. Apta para la cartera de la dama o el bolsillo del caballero, es una bomba de vacío (no confundir con otra), que funciona como un inflador. Y con una cápsula de café de las que en Europa son tan populares, promete una infusión espumosa preparada a 16 bares de presión. ¿Cómo funciona? Mirá acá.

(En Europa sólo se consigue: a 100 euros).

Tags
Encontrá más notas similares en
Cafeteras

El café ha muerto, ¡viva el café!

15 Jun 2009

¡Alta traición! Una taza de té

Si la cinta de correr fue creada por los reformistas de las cárceles británicas del siglo XIX (para que los presos se arrepientan de sus actos con una actividad mecánica y repetitiva), la cafetera eléctrica fue una consecuencia feliz de la revolución industrial: un invento para que los empleados no se duerman. Sin embargo, el café no entró en Inglaterra, donde se impuso el ritual del five o’clock tea. Así lo explica el doctor Jorge Falcón:

“Hace más de tres siglos, el café en Europa era una bebida difícil de preparar y conservar en los hogares, y de feo gusto. Los franceses solucionaron el problema agregándole leche, lo cual lo hizo apto para los desayunos domésticos antes de que los modernos métodos de torrado, conservación y preparación lo universalizaran. Pero en Londres, donde llegó a haber cientos de cafeterías en el siglo XVII, no entró en los hogares, ya que en esa época la mayoría de la población era anglosajona pura, con alta incidencia racial de intolerancia a la lactosa (presente en la leche), y por lo tanto diluir el café en leche no servía para su adopción familiar. Esta fue una de las causas de la preeminencia del té en Inglaterra”.

¿Ahora dicen que en Inglaterra no toman café? Lo dijo ayer la revista Viva.

Encontrá más notas similares en
Cafeteras / Historia del café

Hoy en "Brunch": un poco de amor francés

31 May 2009

 Brunch

Bodum cafetera“Y con la francesa, ¿qué onda?”, me mensajea un amigo y yo, entregado al sacerdocio del sommelierismo, contesto al aire: hoy en Brunch (domingos de 11 a 13 por Metro 95.1), genealogía de la cafetera francesa. O Bodum, por su marca, ya convertida en genérica y, claro: gala. Es el artefacto gourmet con presencia en casi cualquier casa pero no por artesanal es menos profesional: de hecho, es la que se usa en las catas de cafés. Descripción científica: es un cilindro de cristal o porcelana, en cuyo interior hay un pistón compuesto por una placa perforada de metal. Se echa primero el café grueso y texturado (pedir en el despacho un grano molido a 2,5). Encima se vierte el agua sin hervir (a 80 grados). Se empuja el pistón hacia abajo y, con la presión, el café pasa hacia arriba a través de los agujeros. El erogador precoz deberá controlar la ansiedad: para una óptima infusión, habrá que esperar 4 minutos (¡medidos por cronómetro!) antes de bajar el émbolo y, después, será cuestión de mano: con un poco de crema, por algo se la habrá bautizado espresso unplugged.

Encontrá más notas similares en
Brunch / Cafeteras

Volturno: la chica Almodóvar

14 May 2009
Como Gilette, una marca que se volvió genérica
Como Gilette. Una marca que se volvió genérica

Publicado ayer en Clarín

Menaje gourmet heredado de la tía Delia o fetiche kitsch, reescrito en clave retro: si Rossy de Palma, la española que hacía de Marisa en Mujeres al borde de un ataque de nervios, se colgaba dos cafeteras de las orejas, la Volturno es casi una estrella en el showbiz cafeteril. Nacida en Italia (bueno, por algo comparte nombre con un río que desemboca en el mar Tirreno) y convertida en genérico por súper popular, la “marca oficial” vendió un millón de unidades, sólo en la Argentina. Pero no por familiar es facilona: tiene sus secretos. ¿Cómo optimizar la preparación? El café tiene que estar tostado de medio a oscuro, y molido medio (pedir en el despacho que el grano esté a 2,5). Calcular que se usan 6 ó 7 gramos por taza y que el filtro debe estar lleno hasta el ras. Ese fue el primer paso. Después, se pone el agua en ese cono invertido que funciona como base: el sommelier exigirá el uso de agua mineral pero sólo aquella con bajo contenido de sodio (chequear las etiquetas de las marcas populares). Acá hay rosca: es importantísimo que gire a tope porque si no está bien ajustada habrá pérdida por la junta. ¿Listo? Al fuego medio-medio. Una explicación cientificista dirá que la dilatación hará pasar el agua a través del café y lo empujará, ya preparado, a la mitad superior (tarda entre 1 y 2 minutos). ¿El resultado? Un café sin espuma, pero muy aromático.

Tags ,
Encontrá más notas similares en
Cafeteras